Acerca de Nosotros

Santa Teresa de Ávila

Las Carmelitas Descalzas salen del Camarín del Carmen y llegan a Chapinero a la edificación, que constaba de dos plantas, con extensión de 1.950 M2. La comunidad se trasladó el 20 de agosto de 1931. Bendijo las instalaciones el carmelita R Máximo de San José. La construcción de la Iglesia, gracias al trabajo manual de las monjas, los bazares y sobre todo donaciones de los bienhechores, inició su construcción el 25 de febrero de 1935 con planos del citado arquitecto Antonio Stoute y bajo su dirección. La iglesia, de estilo románico, resultó sencilla y elegante. Destaca por la fachada que rematan dos torres que abrigan las campanas del primitivo monasterio de la Candelaria. Mide 49,97 metros de largo por 13,50 de ancho. Tiene forma de cruz y presidía la imagen antigua de la Virgen del Carmen. En los brazos quedan las capillas del Señor Caído y del Niño Jesús de Praga. Fue decorada con imágenes, altares, púlpito, florones, esculturas, pinturas y otros enseres de la iglesia primitiva que se recuperaron en julio de 1944. La ornamentación e iluminación corrieron a cargo de los afamados artistas Pedro Quijano y Norberto Vásquez. Su inauguración tuvo lugar el 1 ó de julio de 1940, en ceremonia presidida por monseñor Juan Manuel González Arbeláez, obispo coadjutor de Bogotá, en la que predicó el famoso orador P Pedro Pablo Galindo. La consagración la celebró el 23 de junio de 1944 Mons. Luis Andrade Valderrama OFM, por entonces Obispo Auxiliar de Bogotá.

Y fue también a la M. Soledad de San Juan de la Cruz a quien correspondió llevar a cabo la construcción del monasterio y su hermosa iglesia, convertida hoy en "Parroquia de Santa Teresa de Ávila" desde el 6 de junio de 1973.

La comunidad distribuía el tiempo según lo definió santa Teresa, en silencio y soledad para favorecer la unión con Dios. Consistía dicho tiempo en dos horas diarias de oración personal, una a la mañana y otra a la tarde, el rezo de la liturgia de las horas, el trabajo manual y otros actos de mortificación, interrumpido todo ello por dos horas diarias de recreación. Las celdas, lugar preferente de las carmelitas para la oración y el trabajo, estaban equipadas pobremente con un banquito por único ajuar, la cama de madera con el colchón de paja. La austeridad, como se ve, no dejaba nada que desear.

Por el desarrollo de la ciudad el ruido de la carrera 17 les hace tomar la decisión de un nuevo traslado. El 4 de septiembre de 1969, la comunidad se trasladó a Usaquén. De la iglesia se excluyó el retablo del altar mayor en madera tallada y dorada, cuya propiedad "es y seguirá siendo" de la comunidad carmelitana, "que podrá retirarlo cuando lo estime conveniente".

 

Desarrollo por San Pablo Multimedia